Alimentacion,  Nutrición

La permanencia en nuestro peso corporal a lo largo de la vida

¿De que depende y porque varia el peso corporal al largo de la vida?


Nuestra masa corporal no es un factor fijo e invariable, cambiando a lo largo de nuestra vida, pero también modificada por circunstancias individuales y particulares.

Por lo general, los máximos incrementos relativos al peso y a la altura, se dan durante el primer año de vida, seguidos después de un marcado crecimiento durante la infancia, hasta llegar a la adolescencia, en la que se produce un fuerte «estirón» de crecimiento en altura, con un leve adelgazamiento con respecto a la última etapa infantil, que al llegar a la plena madurez sexual, se compensa aumentando el peso.

Durante la adolescencia, las diferencias entre hombres y mujeres, se hacen más marcadas, sobre todo por la detención del crecimiento de las chicas poco después de la primera menstruación  y el crecimiento más lento, pero más prolongado de los chicos, con un fuerte desarrollo muscular, responsable principal del notable aumento de peso que experimentan.

En la etapa adulta, las mujeres tienden a almacenar algo más de grasa que los hombres, pero generalmente mantienen un peso mayormente estable hasta la menopausia, en el que se suele producir un ligero aumento de su masa corporal.

Durante la senectud, el cuerpo va perdiendo grasa y proteína, hasta la delgadez propio de las personas ancianas. En el caso de los hombres, se produce un incremento progresivo desde la edad adulta de los depósitos de grasa abdominales, que alcanza su máximo al final de la ancianidad, en la que se produce un declive similar al de las mujeres.Algunas de estas variantes de peso corporal, son debidos a alteraciones en la masa muscular y el esqueleto, mientras que otros se deben al cambio en los niveles de reservas de grasas.

Existe, en general, la idea de que el peso corporal, es el resultado de sumar una masa magra (constituida por los órganos internos, los músculos y los huesos), que sufre muy pocas variaciones en cuanto a su tamaño, y una masa de grasa, que es la que afecta sensiblemente a nuestra apreciación del peso corporal. Esto esto no es muy fiable en caso de deportistas con una musculatura muy desarrollada, a menudo con muy escasos depósitos grasos pero que puede que su indice de masa corporal sea mayor al que correspondería.

Por otra parte, la acumulación de agua por alteraciones en el mantenimiento de la tensión arterial, la retención de sodio o la falta de proteína, origina un sobrepeso que no corresponde a la realidad. Cuando hablamos de peso corporal casi siempre pensamos en la masa de grasa como principal condicionante de este parámetro, lo que puede ser parcialmente cierto en el caso de personas muy obesas, pero que no es en absoluto aplicable a la mayoría de los casos.

¿Cómo determinar si la masa corporal es normal o presenta acumulación de grasa en exceso?

La medida de la masa grasa puede realizarse aproximadamente mediante la estimación de la densidad total del cuerpo, por ejemplo pesando a una persona sumergida en el agua para conocer su volumen y luego dividiendo su peso por el peso sumergido. Los cálculos son muy fáciles si se parte de la base de que el tejido graso tiene una densidad inferior (0’9 Kg/l)  a la de la masa magra (1’1 Kg/1) Se trata de un método fiable pero algo engorroso.

La medida de la impedancia eléctrica. La masa magra es mejor conductora de la electricidad que la masa grasa y ambas tienen diferente capacidad de acumulación de electrones puede relacionarse con una estimación aproximada, pero fiable, de la masa grasa.

Pero estos métodos no están al alcance de todos, uno de los índices de obesidad mas utilizados, es el indice de masa corporal (IMC) o índice de Quetelet. Definido con la siguiente formula.

IMC=P/A²

Donde:

P= Peso corporal expresado en Kilogramos (Kg)

A=Altura al cuadrado expresada en metros (M)

Según la clasificación de la tabla del IMC 

Pero esta formula es controvertida por lo dicho anteriormente de la relación (a veces inequívoca) entre la grasa corporal y la muscular, y por ello cada vez menos utilizada.

¿Entonces como debemos encarar un estudio a conciencia para diseñar una dieta «a medida de cada uno»?  Interesante punto, pero eso es un tema para un nuevo post.

4 Comentarios

  • John Doe

    Lorem ipsum dolor sit amet, est te posidonium omittantur, eus eum noster alienum. Ceter euismd liquando has, tritani euripidis comprehensam arute graecis finibus urna tortor vix. Olor sit amet, est te posidonium omittantur, eu eum noster alienum.

  • Steve

    Mauris eu pellentesque ante. Curabitur leo nisi, porttitor at feugiat in, pulvinar et turpis naecenas liquam est quamullamcorper tincidunt leo, lobortis eleifen duis condimentum feugiat odio.

  • David

    Sed facilisis nibh eu lobortis consequat. Mauris et velit molestie, auctor eros suscipit, tempor vela neque, hendrerit vel pulvinar ut, ornare nec sapien. Suspendisse bibendum id molestie felis eget. Lorem ipsum dolor sit amet, est te posidonium omittantur, eu eum noster alienum graecis vix.

    • Royal-Flush

      Lorem ipsum dolor sit amet, est te posidonium omittantur, eus eum noster alienum. Ceter euismd liquando has, tritani euripidis comprehensam arute graecis finibus urna tortor vix. Olor sit amet, est te posidonium omittantur, eu eum noster alienum.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up